Jamie Astudillo terminó 11va en la clasificación general tras correr cinco válidas mundiales. El 2017 fue la primera mujer en subirse al podio en la modalidad de velocidad.

Joven estadounidense-ecuatoriana hace historia en el motociclismo mundial

Por Manuel Quizhpe

Jamie Astudillo se emociona, suspira, sonríe cuando habla de Ecuador. Su hermano Xavier y otros familiares viven en Quito; mientras sus abuelos radican en Cuenca. Es más, ha visitado ambas ciudades con frecuencia, en compañía de sus padres.

No lo ha hecho en los últimos tres años por sus múltiples torneos internacionales, especialmente en Europa. En la presente temporada, por ejemplo, ha participado en cinco válidas del Campeonato Mundial de Motocrós pese a la pandemia.

La piloto estadounidense-ecuatoriana está convencida de que el 31 de octubre del 2020 cerró el mejor año de su carrera. Tras sumar los puntajes de las cinco fechas se ubicó undécima a escala mundial, en la clasificación general femenina. En última válida, realizada en Trentino-Alto Adigio, Italia, terminó octava.

“Estoy feliz por haber terminado undécima en mi primer año de participación a nivel mundial. Mi octavo puesto de la clasificación general en Trentino fue reconfortante porque mis actuaciones en las otras válidas no me permitieron terminar en el top ten mundial. Ahora sé lo que se tiene que hacer para ser mejor. Voy a descansar para luego prepararse con miras al 2021”.

Jamie Astudillo, motociclista

Las cinco válidas del Campeonato Mundial, realizadas entre marzo y octubre, fueron en Gran Bretaña (terminó 16va), Holanda (13va) e Italia. En este último país se corrieron en tres sedes: Lombordia (22va), Montova (décima) y Trentino (octava), con fechas distintas. Tras el cierre de su participación mundialista 2020 recibió las felicitaciones de la Federación Ecuatoriana de Motociclismo.

La sonriente corredora ya hizo historia en el 2017 cuando se convirtió en la primera mujer en subirse al podio del motociclismo de velocidad profesional de Estados Unidos. Allí terminó tercera en la categoría Junior Cop, cuyos rivales eran varones. “Por lo general corro en la moto a 120 millas por hora”

Un año después representó a Ecuador y terminó como campeona Latinoamericana de WMX, siendo la primera compatriota en alcanzar tal distinción. Para Astudillo fue una revancha porque en el 2016 y 2017, siendo favorita, no pudo subirse al podio por fallas mecánicas de la moto. “Fue estresante, frustrante”. En total suma cinco participaciones en torneos latinoamericanos.

Con el título latinoamericano volvió a ser parte del Team USA, pero ya en una competencia de naciones femenina. Desde entonces, nació la idea de competir en un Mundial y se empezaron a buscar patrocinadores.

Heredó el deporte de su padre y hermanos

La campeona latinoamericana de motocrós (49), en una carrera de velocidad.
Foto: Cortesía de Jamie Astudillo.

Jamie Briana es hija del exendurista ecuatoriano Marcio Astudillo y de la costarricense Katya Chávez. La intrépida motociclista nació hace 20 años en Estados Unidos, a donde emigró su padre hace más de dos décadas. Siguió los pasos de su progenitor y de sus hermanos mayores: Xavier y Jason. Los dos últimos compitieron en EE.UU.

Incursionó en el motociclismo a los 3 años, corriendo torneos amateur con varones. A los 12 años ya integró el Team USA infantil masculino y compitió en Francia, logrando el campeonato. A los 13 años compitió por primera vez por Ecuador y fue una moto de 125 cc, terminando quinta en un latinoamericano.

En Quakertown, Pensilvania, su padre trabaja en la construcción de viviendas y su madre colabora con todos los trámites de la compañía. Su hermano Jason también labora con su padre. Xavier, en cambio, vive en Quito y es médico.

Jamie, quien corre con el número 469 (heredó de su hermano Jason), agradece a sus padres por el apoyo moral y económico, así como a sus patrocinadores. Ella está convencida que tendrá una espectacular temporada 2021.  Por ahora, realiza clases online para ingresar a la Universidad.

En su mensaje final a las jóvenes ecuatorianas, Astudillo recomienda no rendirse ante cualquier adversidad. “He sufrido caídas, me he fracturado la mano, la clavícula, pero no he renunciado a mi sueño de subirme al podio mundial”.  Ella, antes de cada competencia, no conversa con nadie, se concentra completamente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: