Belén Padilla tiene 16 años y es no vidente desde su nacimiento. Sueña con participar en unos Juegos Paralímpicos y convertirse en Psicóloga Educativa. La venta de productos de belleza es su sustento.

‘Belencita’ se impone retos exigentes venciendo las tinieblas

Por Manuel Quizhpe
Belén Padilla, durante sus entrenamientos virtuales en su domicilio. Foto: Cortesía de Julio Chuqui

Su facilidad de expresión denota seguridad y su amabilidad cautiva. Es atenta, preocupada, hace todo lo posible para ayudar a sus padres en los gastos del hogar. Su ceguera total de nacimiento no es un impedimento para cumplir los retos personales.

Belén Padilla se ilusionó con ser semifondista o fondista, pero su biotipo lo impidió. Entonces, desde marzo pasado, practica lanzamientos del disco y de la bala con la entrenadora Diana Ramón. En los entrenamientos virtuales, domina los gestos técnicos, como imitación de movimientos, fuerza y coordinación.

´Belencita’, como lo llama su primer entrenador Julio Chuqui, cumplirá 17 años el próximo 3 de diciembre. Ella se motivó para ser deportista cuando escuchó los triunfos de Darwin Castro, atleta azuayo no vidente con éxitos mundiales. Quiere emularlo acudiendo a unos Juegos Paralímpicos y para ello anhela sobresalir a escala nacional.

Es hija única de Héctor Padilla y Nancy Molina. Su padre es taxista y su madre trabaja en la Secretaría de la Facultad de Derecho en la Universidad Católica de Cuenca. Ellos son su apoyo incondicional en lo que se proponga.

Su actividad es ajetreada. Por las mañanas participa en clases virtuales de la Unidad Educativa Fe y Alegría; por las tardes, de 16:00 a 17:00, se entrena de manera virtual. El resto de las horas se dedica a vender productos de belleza, a través de las redes sociales o por teléfono.

Esta última tarea la cumple desde abril pasado. “Durante la pandemia quería ayudar a mis padres y por eso decidí vender productos Yanbal. Envío por WhatsApp revistas digitales a los clientes y ellos me hacen los pedidos”. Entrega los encargos con la ayuda de sus padres o con envíos de entrega a domicilio.

Según Chuqui, ‘Belencita’ emprendió este negocio para ayudar con los gastos de su familia. “Es una campeona, una heroína y ejemplo de vida”.  Él invita a la ciudadanía y amigos a que adquieran los productos, llamando al teléfono celular 0939471924.

Belén cuenta los días para entrenarse de manera presencial con miras a futuras competencias. Tiene todos los certificados que acreditan su discapacidad visual. En sus tareas diarias usa la computadora o el teléfono con aplicaciones tecnológicas para no videntes.

Con claridad, la amigable atleta insiste que su desafío deportivo es competir en unos Juegos Paralímpicos y ser reconocida como una gran atleta. En lo académico tampoco tiene dudas porque su sueño es convertirse en Psicóloga Educativa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: